05 de Diciembre, 2017                      

EN LA RUTA DEL PADRE: SEGUNDO VIAJE DEL PADRE KENTENICH A CHILE
Por Andrea Aguilera Catalán

  
  

Con la ayuda de María: Schoenstatt intenta convertirse en un nuevo Cenáculo.

Segundo Viaje: 25 de Mayo - 04 de Junio, 1948.

Un año después de su primera visita a Chile, el Padre José Kentenich decidió volver. Lo hizo pensando en aprovechar al máximo a los suyos. Su estadía duró 10 días y fue una parada antes de continuar a Estados Unidos.

Schoenstatt se había fundado y mantenía una familia con grandes anhelos. Este Padre conocía a sus hijos y estaba seguro del marcado espíritu de Cenáculo que tenían. Para él, implicaba en primer lugar “ser un solo corazón, una sola alma, como el Cenáculo de los primeros cristianos”. Al mencionar esto, dejó grandes tareas a los integrantes de Schoenstatt: Mantenerse unidos, implorar la llegada del Espíritu Santo a través de María, para salir al encuentro de la Iglesia y del mundo.

Otro asunto relevante en su visita fue conocer el terreno que se había comprado en Walker Martínez, en la Florida. La construcción del santuario de “Bellavista” era un anhelo compartido por muchos, por lo que se planeó el inicio de las obras. José Kentenich siempre recordó que era María quien quería establecerse en la ciudad, por lo tanto, sería ella quien se encargaría perfectamente de todo.