20 de Octubre, 2017                      

EN LA RUTA DEL PADRE: PRIMER VIAJE DEL PADRE KENTENICH A CHILE
Por Andrea Aquilera Catalán

  
  

Padre José Kentenich busca aliados/as para María en Chile

Primer Viaje: 23 de Junio al 08 de Agosto, 1947

Cuando el Padre José Kentenich hablaba de Schoenstatt, lo hacía con la certeza de que era la Madre Tres Veces Admirable quien quería regalarse a toda la Iglesia, a todo el mundo. Él era un instrumento disponible para ayudarle a expandir su obra. Con esta convicción, inició su primer viaje a Latinoamérica.

Tras visitar Brasil, se dirigió hacia Uruguay, luego fue a Argentina y el 23 de junio de 1947 aterrizó en Santiago. La misma tarde de ese día, se reunió con los integrantes del movimiento y conversaron sobre cómo Dios estaba presente en cada acontecimiento de la historia de Schoenstatt, incluso tras su visita.

“Si miro hacia atrás y contemplo lo que han significado los años pasados, previstos en el plan de Dios, vienen a mi mente las palabras del profeta Jeremías: Irás donde te envíe, harás las obras que te encomiende, dirás las palabras que te dicte. No temas, seré tu protector. Esta es la clave que explica mi presencia aquí”, dijo.

Sus 47 días en Chile fueron la presencia viva y plena de un Padre. Tras haber estado más de tres años en el campo de concentración de Dachau, Alemania, estaba profundamente feliz y agradecido por encontrarse con sus hijos y conocer la realidad de todo el país. Para lograrlo, visitó Valparaíso, Temuco, San José de la Mariquina, Puerto Montt, Osorno, Concepción, Santa Cruz, Chimbarongo, Rengo, San Bernardo y Puente Alto. 

Durante su estadía en Concepción, se reunió a almorzar con su amigo, el Arzobispo de esa ciudad en ese tiempo, Monseñor Alfredo Silva Santiago. “Nuestra misión mariana nunca me dejó tranquilo y me ha dado la fuerza y el coraje para recorrer el mundo, buscando aliados para la plena realización de esta misión”, le dijo.