BIENVENIDOS AL RINCÓN DE LOS NIÑOS

Les damos la más cordial bienvenida a esta sección dedicada especialmente para los niños. Aquí podrás encontrar la sección de Cuenta Cuentos, con bellísimas historias; también la sección de Bellos Pensamientos y la sección Pinta y Juega con una actividad de pintura.

Ahora que estás disfrutando de tus vacaciones, te invitamos a compartir con tu familia y amigos esta nueva sección de nuestra página web, en la cual queremos entregarte muchas historias, pensamientos y actividades para que te diviertas y conozcas mejor los valores de nuestra comunidad.

 

En esta sección puedes leer bellos Cuentos, para disfrutar en familia, con amigos o para leerlos antes de dormir. Elije el que quieras, pincha sobre el título y a disfrutar!

 

CUÁL ES LA VERDADERA PAZ? - Un rey busca un cuadro que capte la paz perfecta!


Había una vez un rey que ofreció un gran premio a aquel artista que pudiera captar en una pintura la paz perfecta. Muchos artistas lo intentaron.

El rey observó y admiró todas las pinturas, pero solamente había dos que a él realmente le gustaron y tuvo que escoger entre ellas.

La primera era un lago muy tranquilo. Este lago era un espejo perfecto donde se reflejaban unas plácidas montañas que lo rodeaban. Sobre éstas se encontraba un cielo muy azul con tenues nubes blancas. Todos quienes miraron esta pintura pensaron que ésta reflejaba la paz perfecta.

La segunda pintura también tenía montañas. Pero éstas eran escabrosas y descubiertas. Sobre ellas había un cielo furioso del cual caía un impetuoso aguacero con rayos y truenos. Montaña abajo parecía retumbar un espumoso torrente de agua. Todo esto no se revelaba para nada pacífico.

Pero cuando el rey observó cuidadosamente, él miró tras la cascada un delicado arbusto creciendo en una grieta de la roca. En este arbusto se encontraba un nido. Allí, en medio del rugir de la violenta caída de agua estaba sentado plácidamente un pajarito en el medio de su nido...

¿Paz perfecta...? ¿Cuál crees que fue la pintura ganadora? El Rey escogió la segunda. ¿Sabes por qué? "Porque", explicaba el Rey, "Paz no significa estar en un lugar sin ruidos, sin problemas, sin trabajo duro o sin dolor. Paz significa que a pesar de estar en medio de todas estas cosas permanezcamos calmados dentro de nuestro corazón. Este es el verdadero significado de la paz".

     

CUENTO DE NAVIDAD - Preparemos el pesebre de forma muy especial para esta Navidad!

Hace mucho tiempo, en un lugar lejano, un viajero llegó a una tierra que no conocía. De inmediato le llamó la atención la hermosura del lugar, de sus arroyos y sus campos. Habiendo caminado un rato, comenzó a vislumbrar las casa de un sencillo poblado. Las casas coloridas con las puertas abiertas de par en par irradiaban un aire de paz y alegría. Al viajero le resultaba difícil creerlo… ¡él venía de un lugar tan distinto!

Poco a poco se siguió acercando. Vio unos niños jugando y a sus padres que salían a su encuentro y con una enorme sonrisa le invitaron a quedarse con ellos unos días.

El viajero aprendió muchas cosas, por ejemplo a hornear el pan, a trabajar la tierra, a ordeñar las vacas… pero había una que le llenaba de curiosidad. Cada día, a veces en varias ocasiones, los miembros de la familia se acercaban a una mesita donde habían colocado las figuras de María y José, junto a un burrito color marrón y una vaca; y muy despacito dejaban una pajita entre María y José. Con el correr de los días la cantidad de pajitas iba aumentando e iban formando un colchoncito que se iba haciendo cada vez a más mullidito.

Cuando le llegó al viajero el momento de partir, la familia le entregó un pan calientito y frutas para el camino, lo abrazaron y se despidieron. Ya se iba cuando, dándose vuelta, les dijo:

– “Quisiera hacerles una pregunta antes de marcharme… ¿Por qué iban dejando esas pajitas a los pies de María y José?”

Todos sonrieron, y el niño más pequeño le dijo:

– “Cada vez que hacemos algo con amor, buscamos una pajita y la llevamos al pesebre. Así vamos preparando para que cuando llegue el niñito Jesús, María tenga un buen lugar para recostarlo. Si amamos poco, el colchón va a ser un colchón delgado y por lo mismo frío; pero si amamos mucho, Jesús va a estar más cómodo y calientito.”

Por fin el viajero pareció comprenderlo todo y sintió ganas de quedarse con esa familia hasta la Nochebuena. Pero una voz adentro suyo lo invitó a llevar por otros pueblos el maravilloso mensaje de amor que había aprendido de esta sencilla familia… aprendamos nosotros también y tengamos reservado en nuestros hogares un lugar calientito y cómodo donde María pueda recostar al Niñito Jesús el día de Navidad.

UN JARDÍN PARA JESÚS - “¿Quién de ustedes me acompañará desde hoy a hacer jardines para Jesús?”

Adaptación del original: “Un Jardín Para Jesús” para que pueda ser narrado y escenificado.

Había una vez un niño quien, una noche, dormido tuvo un sueño. En su sueño vió un jardín lleno de pequeñas plantas que no tenían flores, en el sueño el niño podía ver a sus amiguitos jugar y vió que cada vez que sus amiguitos hacían una buena acción, como compartir su merienda con el que poco o nada tenía, prestar con generosidad algo que otro amigo necesitaba; consolar al amigo que lloraba o estaba triste, venía un angelito y traía una flor y la ponía en una de las plantas.

El niño estaba maravillado con lo que estaba viendo en su sueño pero no entendía lo que pasaba y, ¡Oh…sorpresa! En su sueño también escuchó la dulce voz de Jesús, que le dijo:

-“Querido niño, cada vez que tú y tus amigos hacen una buena acción nace una flor que lleva tu nombre en mi jardín del cielo y alegras mi corazón”-

El niño despertó al otro día …¡feliz! Por ese sueño y le dijo a todos sus amigos:

-“Amiguitos, desde hoy vamos a hacer todos jardines para Jesús. ¡Vamos a hacer solo buenas acciones y así nacerán flores con nuestros nombres en los jardines de Jesús y alegraremos su corazón”. Y añadió: “¿Quién de ustedes me acompañará desde hoy a hacer jardines para Jesús?”

-¡Yo. Yo, yo!” Exclamaron todos, felices.

Y desde ese día, todos los niños solo hacen buenas acciones para regalarle flores al jardín de Jesús y alegrar su corazón

LA PEQUEÑA ESTRELLA DE NAVIDAD - Si nos unimos como hermanos, siempre seremos como estrellas brillantes.

De entre todas las estrellas que brillan en el cielo, siempre había existido una más brillante y bella que las demás. Todos los planetas y estrellas del cielo la contemplaban con admiración, y se preguntaban cuál sería la importante misión que debía cumplir. Y lo mismo hacía la estrella, consciente de su incomparable belleza.

Las dudas se acabaron cuando un grupo de ángeles fue a buscar a la gran estrella:

- Corre. Ha llegado tu momento, el Señor te llama para encargarte una importante misión.

Y ella acudió tan rápido como pudo para enterarse de que debía indicar el lugar en que ocurriría el suceso más importante de la historia. La estrella se llenó de orgullo, se vistió con sus mejores brillos, y se dispuso a seguir a los ángeles que le indicarían el lugar. Brillaba con tal fuerza y belleza, que podía ser vista desde todos los lugares de la tierra, y hasta un grupo de sabios decidió seguirla, sabedores de que debía indicar algo importante.

Durante días la estrella siguió a los ángeles, indicando el camino, ansiosa por descubrir cómo sería el lugar que iba a iluminar. Pero cuando los ángeles se pararon, y con gran alegría dijeron “Aquí es”, la estrella no lo podía creer. No había ni palacios, ni castillos, ni mansiones, ni oro ni joyas. Sólo un pequeño establo medio abandonado, sucio y maloliente.

- ¡Ah, no! ¡Eso no! ¡Yo no puedo desperdiciar mi brillo y mi belleza alumbrando un lugar como éste! ¡Yo nací para algo más grande!

Y aunque los ángeles trataron de calmarla, la furia de la estrella creció y creció, y llegó a juntar tanta soberbia y orgullo en su interior, que comenzó a arder. Y así se consumió en sí misma, desapareciendo.

¡Menudo problema! Tan sólo faltaban unos días para el gran momento, y se habían quedado sin estrella. Los ángeles, presa del pánico, corrieron al Cielo a contar a Dios lo que había ocurrido. Éste, después de meditar durante un momento, les dijo:

- Buscad y llamad entonces a la más pequeña, a la más humilde y alegre de todas las estrellas que encontréis.

Sorprendidos por el mandato, pero sin dudarlo, porque el Señor solía hacer esas cosas, los ángeles volaron por los cielos en busca de la más diminuta y alegre de las estrellas. Era una estrella pequeñísima, tan pequeña como un granito de arena. Se sabía tan poca cosa, que no daba ninguna importancia a su brillo, y dedicaba todo el tiempo a reír y charlar con sus amigas las estrellas más grandes. Cuando llegó ante el Señor, este le dijo:

- La estrella más perfecta de la creación, la más maravillosa y brillante, me ha fallado por su soberbia. He pensado que tú, la más humilde y alegre de todas las estrellas, serías la indicada para ocupar su lugar y alumbrar el hecho más importante de la historia: el nacimiento del Niño Dios en Belén.

Tanta emoción llenó a nuestra estrellita, y tanta alegría sintió, que ya había llegado a Belén tras los ángeles cuando se dio cuenta de que su brillo era insignificante y que, por más que lo intentara, no era capaz de brillar mucho más que una luciérnaga.

“Claro”, se dijo. “Pero cómo no lo habré pensado antes de aceptar el encargo. ¡Si soy la estrella más pequeña! Es totalmente imposible que yo pueda hacerlo tan bien como aquella gran estrella brillante... ¡Que pena! Mira que ir a desaprovechar una ocasión que envidiarían todas las estrellas del mundo...”

Entonces pensó de nuevo “todas las estrellas del mundo”. ¡Seguro que estarían encantadas de participar en algo así! Y sin dudarlo, surcó los cielos con un mensaje para todas sus amigas:

"El 25 de diciembre, a medianoche, quiero compartir con vosotras la mayor gloria que puede haber para una estrella: ¡alumbrar el nacimiento de Dios! Os espero en el pueblecito de Belén, junto a un pequeño establo."

Y efectivamente, ninguna de las estrellas rechazó tan generosa invitación. Y tantas y tantas estrellas se juntaron, que entre todas formaron la Estrella de Navidad más bella que se haya visto nunca, aunque a nuestra estrellita ni siquiera se la distinguía entre tanto brillo.

Y encantado por su excelente servicio, y en premio por su humildad y generosidad, Dios convirtió a la pequeña mensajera en una preciosa estrella fugaz, y le dio el don de conceder deseos cada vez que alguien viera su bellísima estela brillar en el cielo.

 

 

 

Queremos compartir contigo lindos pensamientos, de personas ejemplares, que te motivarán a ser cada día una mejor. Pincha para agrandar la imagen.

     

 

 

Aquí puedes colorear las imágenes a tu imaginación, mientras más colores, más lindo te quedará! También puedes enviarnos tus dibujos al correo bellavista.santuario@gmail.com con tu nombre y edad y lo publicaremos aquí! Anímate!

En Semana Santa, reflexionemos junto a Jesús y regalémosle un tiempo junto a Él.

 

Descarga la imagen pinchando sobre ella!.

Descubre entre las flores el Santo Rosario, píntalo de los colores que tu quieras y regálaselo a la Virgen!

Descarga la imagen pinchando sobre ella!.

Pinta Domingo de Ramos, y colorea en la Sopa de Letras todas las palabras "DOMINGO" y "RAMOS" que hay en ella. Cuando las hayas pintado todas, verás que las palabras que sobran formarán un bello mensaje; escríbelo en las líneas de abajo!

Descarga la imagen pinchando sobre ella!.

Pinta a la Virgen de Schoenstatt, y luego de terminarla; puedes regalarle este dibujo a la Virgen en nuestro Santuario o el más cercano a tu hogar.

Descarga la imagen pinchando sobre ella!.