15 de Septiembre, 2017                      

MENSAJE SEPTIEMBRE PADRE MARIANO IRURETA: SCHOENSTATT EN SALIDA, KENTENICH EN SALIDA.

   

 

El padre Mariano nos dice que a pocos días a celebrar el año del Padre Kentenich este 15 de septiembre; donde también se cumplen 50 años de su partida; le da un acento de los 50 años de su presencia y vida entre nosotros. El Padre Kentenich desde el cielo nos acompaña y hace posible que esta familia tenga identidad, nombre y sea unida en su misión.

Agrega que el Papa San Juan Pablo II en 1985, nos dice que nos hagamos participes de la gracia del fundador, y que debemos regalar esa gracia a la vida de la Iglesia. Y en este año se quiere volver a acoger y renovar esta gracia en base a lo que significa la vida del padre José Kentenich; a su vez acoger nuevamente la experiencia de alianza, la experiencia espiritual de Dios;  de familia, estando vinculados al Padre Fundador.

El Padre Mariano nos invita a hacer de ese lugar donde nos vinculamos al Padre Fundador, un lugar especial, prepararlo, “hermosearlo”; y que hagamos nuestra la gracia del fundador. “Ese es el gran regalo que tenemos y que podemos ofrecer y con la Iglesia transformar al mundo en una cultura de alianza” agrega.

En su reflexión el Padre Mariano nos recuerda la pronta visita del Papa Francisco que estamos preparando; y que es el Papa quien nos dijo “...el carisma no es para guardarlo; para peinarlo, el carisma es para entregarlo y confrontarlo con los signos de los tiempos y las corrientes…” como lo hacía el Padre Kentenich; y así poder discernir y descubrir a Dios en este tiempo, porque todos los tiempos son de Dios.

Afirma en Padre Mariano “…Queremos dar y entregar el carisma de nuestro Padre, no guardarlo; Kentenich en salida, llevemos su carisma y gracia a la Iglesia y el mundo, que Schoenstatt en salida sea un Kentenich en salida.

Termina haciendo un llamando en este año de gracia diciendo que “todo esto es posible si nos vinculamos más a él y en la medida que nos unimos más a él, desde nuestros Santuarios, Ermitas en esta gran misión; haremos posible desde su persona, desde la Alianza, que surja esperanza y alegría para nuestra Iglesia, para el mundo y para todos nosotros”.