01 de Abril, 2017                      

ADORACIÓN AL SANTÍSIMO PERMANENTE EN SANTUARIO BELLAVISTA

  

 

En la Última Cena, Jesús convirtió el pan y el vino en su cuerpo y su sangre, y les pidió a sus discípulos: “hagan esto en conmemoración mía”. Cuando los católicos participamos en este sagrado misterio, y respondemos “amén”, cuando se nos da a comer el pan y a tomar el vino en la Eucaristía, profesamos nuestra firme creencia de que estamos recibiendo el cuerpo, la sangre, el alma y la divinidad de Jesucristo, no un símbolo.

La Adoración Eucarística tiene lugar cuando el Santísimo Sacramento –una hostia consagrada– se expone en una posición de honor para alabarlo y adorarlo. La hostia se guarda en un receptáculo llamado custodia y se expone sobre el altar, donde todos puedan concentrarse en la presencia de Cristo al rezarle. Al honrar y alabar al Santísimo, los fieles reciben gracia, misericordia y caridad.

La Adoración al Santísimo, es reconocer que Dios Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, es el único Dios, es reconocerle como Ser Supremo, Creador, Salvador y Señor de todo. Este acto es similar a la adoración que hicieran los pastores o los reyes magos al niño Jesús. Es ofrecernos en cuerpo, mente y alma a su voluntad, a su proyecto y Plan de amor para la humanidad. Es un momento de encuentro personal o comunitario, donde nos encontramos frente a Él y en profunda oración agradecemos su bondad, su amor, su infinita misericordia; por ello le ofrecemos los dones que nos ha dado para ser utilizados de acuerdo a su voluntad en la venida de su Reino desde los más humildes; y le pedimos nos permanezca firmes en este caminar junto a nuestros seres queridos y a sus pastores en la tierra.

La Pastoral de Adoración nos invita a todos a participar de la Adoración Permanente de Laicos, todos los días Jueves de 10:00 hrs a 13:00 hrs en nuestro Santuario Cenáculo de Bellavista. Puedes descargar el afiche más abajo y compartir.