19 de Enero, 2017                    

ENTREVISTA: ANIVERSARIO 50 AÑOS DE VIDA CONSAGRADA EN SCHOENSTATT HERMANA MARÍA PAZ LAUBREAUX

     

 

Este 20 de Enero de 2017, la Hermana María Paz Laubreaux cumple 50 años de vida consagrada en Schoenstatt, es por este motivo tan importante y especial que quisimos compartir con todos, no sólo esta inmensa alegría sino también su historia, que sin duda está trazada con un amor filial a Dios Padre, y una entrega con entera confianza en las delicadas manos de nuestra Mater.

La Hermana María Paz nace una noche lluviosa, cerca de las 03:00 am un 03 de Julio de 1944 en el barrio de Recoleta, Santiago - Chile; donde vive toda su vida de juventud y estudios junto a sus padres María y Luciano, quienes fueron siempre un matrimonio muy unido y preocupados de sus hijos: Osvaldo (mayor), la hermana María Paz (segunda hija) y Eliana (menor).

Recuerda la Hermana: "Mi familia fue unida, sobre todo a los hermanos de mi papá, es decir un familión de primos y tíos que se juntaban mucho en fiestas y paseos y por supuestos mi club de amigos eran de esa misma ralea… Lo pasé muy bien. "

Cómo fue ese paso a la vida consagrada, el llamado de Dios, de Jesús, de la Mater; ¿cómo lo vivió?

Ese paso fue un paso arrasador de Dios, una lucha a muerte donde El venció, donde me aniquiló y luego me elevó. En todo caso lejos lo mejor que me ha pasado en la vida.

Qué lugares o momentos recuerda con más cariño?

Los veranos con mi familia, sentados al fresco del atardecer en el patio contemplando las estrellas y conversando; o los inviernos con la mamá en la cocina comiendo sopaipillas…luego todos los lugares donde Dios me ha puesto para ser su instrumento y por supuesto los encuentros en los santuarios.

Qué momentos han sido los que la han marcado más?

El llamado de Dios y los momentos de consagración en el Cenáculo vivido junto a mi curso de Hermanas. Los momentos de dolor, cuando la cruz se hizo casi insoportable, marcó rumbo y cambios en mi vida.

Qué significa para usted ser Hermana de María?

Realización del llamado de Dios y un permanente esfuerzo por mostrar algo de María en la vida diaria con la manera de ser que Dios me regaló.

Cuál siente usted que ha sido su misión durante estos 50 años?

Me enamoré del carisma del Padre Fundador y todo ha sido Schoenstatt y Schoenstatt, no tengo otra motivación porque creo que esto es lo que necesita la Iglesia y el mundo.

Qué mensaje entregaría usted para las niñas que comenzarán su camino en las Hermanas de María?

Que sigan siendo ellas mismas y que desde esa realidad se abran a la conducción de Dios que muy sabiamente sabe educar, pulir y purificar.

Sabemos que hace años había trabajado en el Santuario de Bellavista; tras años trabajando en distintas misiones en diferentes lugares y regiones; cómo siente este regreso al Santuario Cenáculo?

Es algo que me sorprendió y debo ser sincera, no me agradó mucho este traslado, pero como digo Dios es el que conduce la historia de uno y le guste a uno o no tiene que ponerse a disposición de Él con todo el corazón; pero por otro lado cualquiera goza de estar al servicio de un Santuario tan importante y que tiene una misión urgente y necesaria para todos. Es anecdótico que esta es tercera vez que llegó a este puesto… la primera fue por los años 70 cuando no venía nadie para estos lugares y había misa para los schoenstattianos. En esa oportunidad fuimos nombrados con el Padre Joaquín los responsables de la pastoral del Santuario pero a la vez trabajábamos en la pastoral del Santuario en Maipú, así que muy poco hicimos por la pastoral de Bellavista. Resultado final me gustan los desafíos y proyectos y aquí hay mucho que hacer y además ahora hay muchas personas que están sacando adelante la pastoral. Estoy feliz… gracias a todos.

Y por último mi crecimiento o lo poco que he crecido se lo debo al trabajo con las personas, he aprendido mucho de todos y he recibido muchos de todos así que mi preparación para este aniversario ha sido dar gracias por todos los que he servido con alma y corazón.

Han sido 50 años de un llamado que hoy sigue con un amor intacto a Dios Padre, a su voluntad, al servicio de los demás y a vivir cada día con la alegría de ser una hija predilecta de nuestra Madre que hoy la bendice una vez más. En la confianza Divina, 20 de enero, una fecha que sin duda no pasa desapercibida por todos nosotros, es también una fecha en la cual la Herman María Paz vuelve a decir Sí Padre, y sella nuevamente una Alianza de Amor con Dios, con Cristo, con la Mater y con su historia.

Estamos invitados a celebrar los 50 años de vida consagrada de la Hermana María Paz, acompañándola en la Santa Misa del 20 de enero a las 20:00 hrs. en la Iglesia del Espíritu Santo, Santuario Cenáculo de Bellavista.

 

Pastoral de Comunicaciones