03 de Noviembre, 2018                      

ESPECIAL MES DE MARÍA 2018 EN BELLAVISTA
Fotografía Base: Antonio Barbagelata F.

  

 

"Para honrarte hemos esparcido frescas flores a tus pies y adornado tu frente con guirnaldas y coronas. Mas, ¡oh María!, no te das por satisfecha con estos homenajes; hay flores cuya frescura y lozanía jamás pasan y coronas que no se marchitan. Éstas son las que esperas de tus hijos, porque el más hermoso adorno de una madre es la piedad de sus hijos, y la más bella corona que pueden depositar a sus pies es la de sus virtudes."

El 08 de Noviembre iniciaremos el Mes de María. Nuestro apostolado es dedicar este Mes de María a ella y a la Iglesia; rezando el Santo Rosario, meditando y cantando en el Santuario, en nuestras comunidades o en nuestros Santuarios Hogares. Los invitamos cordialmente a reunirnos cada día con nuestra Madre, y junto a Ella rezar por nuestras intenciones, por la Iglesia y por el camino de reconquista de su corona que hemos emprendido.

Rezaremos el Mes de María los días:

Lunes a Viernes: 19:30 hrs terminando con la Santa Misa a las 20:00 hrs.
Sábado: 07:00 hrs Rosario de la Aurora, finalizando con la Santa Misa a las 07:30 hrs.
Domingo: se reza la oración inicial y final en la Santa Misa de 10:00 hrs y 11:30 hrs.

Descargue Horario del Mes de María

Cada día estará a cargo de :

Lunes: Pastoral del Santuario y Rama de Hombres
Martes: Rama de Señoras y LAF
Miércoles: Rama de Familias
Jueves: Instituto y Federación
Viernes: Campaña Virgen Peregrina
Sábado: Madrugadores

Cada semana del Mes de María rezaremos por una intención:

Primera Semana: Reina de la Paz
Segunda Semana: Reina de la Familia
Tercera Semana: Reina de la Patria
Cuarta Semana: Reina de la Iglesia


Especial Mes de María

Oraciones Mes de María

Oración Inicial

Oh! María, durante el bello mes que te está consagrado todo resuena con tu nombre y alabanza. Tu santuario resplandece con nuevo brillo y nuestras manos te han elevado un trono de gracia y de amor, desde donde presides nuestras fiestas y escuchas nuestras oraciones y votos.

Para honrarte hemos esparcido frescas flores a tus pies y adornado tu frente con guirnaldas y coronas. Mas, ¡oh María!, no te das por satisfecha con estos homenajes; hay flores cuya frescura y lozanía jamás pasan y coronas que no se marchitan. Éstas son las que esperas de tus hijos, porque el más hermoso adorno de una madre es la piedad de sus hijos, y la más bella corona que pueden depositar a sus pies es la de sus virtudes.

Sí, los lirios que tú nos pides son la inocencia de nuestros corazones. Nos esforzaremos pues, durante el curso de este mes consagrado a tu gloria, ¡oh virgen Santa!, en conservar nuestras almas puras y sin mancha, y en separar de nuestros pensamientos deseos y miradas, aún la sombra misma del mal.

La rosa cuyo brillo agrada a tus ojos es la caridad, el amor a Dios y a nuestros hermanos. Nos amaremos pues, los unos a los otros como hijos de una misma familia cuya madre eres, viviendo todos en la dulzura de una concordia fraternal.

En este mes bendito procuraremos cultivar en nuestros corazones la humildad, modesta flor que te es tan querida, y con tu auxilio llegaremos a ser puros humildes, caritativos, pacientes y resignados.

¡Oh María!, has producir en el fondo de nuestros corazones todas estas amables virtudes. Que ellas broten, florezcan y den al fin fruto de gracia, para poder ser algún día dignos hijos de la más santa y de la mejor de las madres. Amén.

Descargue la Oración Inicial Aquí

Oración Final

¡Oh María, Madre de Jesús nuestro Salvador y nuestra buena madre! Nosotros venimos a ofrecerte con estos obsequios que colocamos a tus pies, nuestros corazones deseosos de agradecerte y solicitar de tu bondad un nuevo ardor en tu santo servicio.

Dígnate presentarnos a tu Divino Hijo que, en vista de sus méritos y a nombre su Santa Madre, dirija nuestros pasos por el sendero de la virtud, que haga lucir con nuevo esplendor la luz de la fe sobre los infortunados pueblos que gimen por tanto tiempo en las tinieblas del error; que vuelvan hacia Él y cambien tantos corazones rebeldes, cuya penitencia regocijará en su corazón y el tuyo.

Que convierta a los enemigos de tu Iglesia, y que, en fin, encienda por todas partes el fuego de tu ardiente caridad; que nos colme de alegría en medio de las tribulaciones de esta vida y de esperanza para el porvenir. Amén.

Descargue la Oración Final Aquí

Rezo y Misterios del Santo Santo Rosario

El Santo Rosario

1. La señal de la Cruz
2. Anuncie cada misterio, rezando luego un Padrenuestro y 10 Avemarías.
3. Finalice cada Misterio con un Gloria (optativo jaculatoria).
5. Rezar la Salve
6. Rezar tres Avemarías por las intenciones del Santo Padre.
7. Rezar un Padrenuestro.
8. Terinar con la señal de la Cruz.

Misterios del Santo Rosario

Gozosos (Lunes y Sábado)

"...En los misterios gozosos vemos la alegría de la familia, de la maternidad, del parentesco, de la amistad, de la ayuda recíproca. Cristo, al nacer asumió y santificó estas alegrías que el pecado no ha borrado totalmente. El realizó esto por medio de María. Del mismo modo, también nosotros hoy, a través de Ella, podemos captar y hacer nuestras las alegrías del hombre: en sí mismas, humildes y sencillas, pero que se hacen grandes y santas en María y en Jesús... (Juan Pablo II, Angelus del 23 de octubre de 1983).

1. La encarnación del Hijo de Dios.
2. La visitación de Nuestra Señora a Santa Isabel.
3. El nacimiento del Hijo de Dios.
4. Presentación del Niño Dios en el templo.
5. La pérdida del Niño Jesús y su hallazgo en el templo.

Luminosos (Jueves)

"...Los Misterios de luz complementan los tradicionales momentos de la infancia, de la pasión y de la gloria de Cristo, con otros igualmente importantes de su vida pública" (Juan Pablo II, “El Rosario de la Virgen María”).

1. El bautismo de Jesús.
2. La autorevelación de Jesús en las bodas de Caná.
3. El anuncio del Reino de Dios invitando a la conversión.
4. La Transfiguración.
5. La institución de la Eucaristía.

Dolorosos (Martes y Viernes)

Los misterios de dolor llevan al creyente a revivir la muerte de Jesús poniéndose al pie de la cruz junto a María, para penetrar con ella en la inmensidad del amor de Dios al hombre y sentir toda su fuerza regeneradora (Juan Pablo II, “El Rosario de la Virgen María”).

1. La oración de Nuestro Señor en el huerto.
2. La flagelación del Señor.
3. La coronación de espinas.
4. El camino al Monte Calvario.
5. La crucifixión y muerte de Nuestro Señor.

Gloriosos (Miércoles y Domingo)

"...En los misterios gloriosos del Rosario reviven las esperanzas del cristiano: las esperanzas de la vida eterna que comprometen la omnipotencia de Dios y las expectativas del tiempo presente que obligan a los hombres a colaborar con Dios. En Cristo resucitado resurge el mundo entero y se inauguran los cielos nuevos y la tierra nueva que llegarán a cumplimiento a su vuelta gloriosa, cuando 'la muerte no existirá más, ni habrá duelo, ni gritos, ni trabajo, porque todo esto es ya pasado' ...." (Juan Pablo II, Angelus del 6 de noviembre de 1983).

1. La Resurrección del Señor.
2. La Ascensión del Señor.
3. La venida del Espíritu Santo.
4. La Asunción de Nuestra Señora a los Cielos.
5. La coronación de la Santísima Virgen.

Oraciones

Salve

Salve Dios te salve, Reina y Madre de Misericordia, vida,
dulzura y esperanza nuestra, Dios te salve. A ti clamamos lo desterrados hijos de Eva.
A ti suspiramos gimiendo y llorando en este valle de lágrimas.
¡Ea!,l pues, Señor, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos
y después de este destierro, muéstranos a Jesús,
fruto bendito de tu vientre.
Oh clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María.
Ruega por nosotros Santa Madre de Dios,
para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo. Amén.


Bendita sea tu pureza

Bendita sea tu pureza
y eternamente lo sea,
pues todo un Dios se recrea
en tan graciosa belleza.
A ti, celestial Princesa,
Virgen sagrada María,
te ofrezco desde este día
alma, vida y corazón.
Mírame con compasión,
no me dejes, Madre mía. Amén.


Consagración

¡Oh Señora y Madre mía!
Yo me ofrezco todo a ti,
y en prueba de mi filial afecto
te consagro en este día;
mis ojos, mis oídos, mi lengua, mi corazón,
en una palabra, todo mi ser.
Ya que soy todo tuyo,
¡Oh Madre de bondad!,
guárdame, defiéndeme y utilízame como instrumento
y posesión tuya. Amén.


Confianza

En tu poder y en tu bondad fundo mi vida;
en ellos espero confiando como niño.
Madre Admirable,
en ti y en tu Hijo
en todas circunstancias
creo y confío ciegamente. Amén.


Angelus

V. El Ángel del Señor anunció a María.
R. Y concibió del Espíritu Santo.
Dios te salve María, llena eres de gracia…

V. He aquí la esclava del Señor.
R. Hágase en mi según tu palabra.
Dios te salve María, llena eres de gracia…

V. El Verbo se hizo hombre.
R. Y habitó entre nosotros.
Dios te salve María, llena eres de gracia…

V. Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios.
R. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo.

Oremos
Te suplicamos, Señor,
que derrames tu gracia en nuestras almas
para que los que, por el anuncio del Ángel hemos conocido la Encarnación de tu Hijo Jesucristo,
por su Pasión y Cruz seamos llevados a la gloria de su Resurrección.
Por Jesucristo Nuestro Señor.
R. Amén.

Cantos

Dios te salve María

MI LA MI SI7 MI
Dios te salve, María, llena eres de gracia;
LA MI
El Señor es contigo.
LA MI SI7 MI
Y bendita tú eres entre todas las mujeres
LA MI SI7 MI
Y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús

Santa María, Madre de Dios, Ruega por nosotros, pecadores,
Ahora y en la hora de nuestra muerte, amén


Virgen del Carmen Bella

LA MI LA MI
Virgen del Carmen bella, Madre del Salvador,
LA MI RE MI RE LA
De tus amantes hijos oye el cantar de amor.(bis)

MI LA
Dios te salve, María, del Carmen bella flor,
MI RE MI RE LA
Estrella que nos guías hacia el sol del Señor.(bis)

LA MI LA MI
Junto a ti nos reúnes, nos llamas con tu voz;
LA MI RE MI RE LA
Quieres hacer de Chile un pueblo para Dios.(bis)

LA MI LA MI
Somos un pueblo en marcha, en busca de la luz;
LA MI RE MI RE LA
Guíanos, Madre nuestra, llévanos a Jesús.(bis)

LA MI LA MI
Haznos cristianos, Madre, cristianos de verdad;
LA MI RE MI RE LA
Hombres de fe sincera, de viva caridad.



Santa María del Camino

LA RE LA MI MI7 LA LA7
Mientras recorres la vida Tú nunca solo estás;
RE Sim LA fam# Sim MI7 LA LA7 Contigo por el camino Santa María va.

RE LA
¡Ven con nosotros a caminar,
MI MI7 LA ( LA7)
Santa María, ven! (BIS)
LA RE LA MI MI7 LA LA7
Si por el mundo los hombres sin conocerse van,
RE Sim LA fam# Sim MI7 LA LA7
no niegues nunca tu mano al que contigo está.

LA RE LA MI MI7 LA LA7
Aunque parezcan tus pasos inútil caminar,
RE Sim LA fam# Sim MI7 LA LA7
Tú vas haciendo camino, otros lo seguirán.



Mi alma glorifica al Señor

LA fam# MI7
Mi alma glorifica al Señor, mi Dios;
fam # Lam
Gózase mi espíritu en mi Salvador.
RE MI7 LA fam #
El es mi alegría, es mi plenitud;
SIm MI7 LA
El es todo para mí.

LA fam #
Ha mirado la bajeza de su sierva,
MI7 LA
Muy dichosa me dirán todos los pueblos,
fam # SIm
Porque en mí ha hecho grandes maravillas
fam # MI7 fam# MI7
El que todo puede, cuyo nombre es Santo.

Su clemencia se derrama por los siglos
Sobre aquellos que le temen y le aman;
Desplegó el gran poder de su derecha,
Dispersó a los que piensan que son algo.

Derribó a los potentados de sus tronos,
Elevó a los humildes y a los pobres;
Los hambrientos se saciaron con sus bienes
Y alejó de sí, vacíos, a los ricos.

Acogió a Israel, su humilde siervo,
Acordándose de su misericordia,
Como había prometido a nuestros padres,
A Abraham y descendencia para siempre.



Venid y vamos todos

DO SOL7 DO SOL7
Venid y vamos todos, con flores a María,
DO SOL7 DO RE7 SOL
Con flores a María, que madre nuestra es;
SOL7 DO SOL7 DO
Venid y vamos todos, con flores a María,
DO7 FA RE7 SOL
Con flores a María, con flores a María,
Rem DO SOL7 Rem SOL7 DO
Con flores a María, que madre nuestra es.

DO SOL7 DO RE RE7 SOL FA DO
De nuevo aquí nos tienes, purísima doncella,
RE7 SOL DO RE7 SOL DO SOL
Más que la luna bella, postrados a tus pies
RE7 SOL DO SOL7
Postrados a tus pies.



Ave María

DO Lam Rem SOL7 / DO
Ave Maria, Ave Maria, Ave Maria (Bis)

DO Lam Rem SOL7 DO
Un día, del cielo un ángel a una virgen habló.
DO Lam Rem SOL7 DO
Le dijo si aceptaba ser madre del mismo Dios.
Rem SOL7
La virgen dijo humilde: “Esclava soy del Señor”.
DO Rem SOL7 DO
Y Dios se hizo hombre, y el hombre se hizo Dios.

DO Lam Rem SOL7 DO
De pie en el Calvario, María a su hijo ofreció:
DO Lam Rem SOL7 DO
Y a todos los redimidos por hijos ella aceptó.
Lam SOL7 Rem SOL7
Y así surgió la Iglesia, y así surgió el amor.
Lam SOL7 Rem SOL7 DO
Y así surgió la Iglesia, y así surgió el amor.

DO Lam Rem SOL7 DO
Un día, en cuerpo y alma, María al cielo subió,
DO Lam Rem SOL7 DO
Llevada por el deseo de ver a su Hijo y Señor.
Rem SOL7
Los ángeles se conmovieron de verla tan cerca de Dios,
DO Rem SOL7 DO
Por eso en todo el mundo le cantan de corazón:



Madre del Silencio

Lam MI7 Lam Rem SOL7 DO
Como una tarde tranquila, como un suave atardecer,
Rem SOL7 DO Rem SOL7 DO
Era su vida sencilla en el pobre Nazareth,
MI7 Lam
Y en medio de aquel silencio,
MI7 Lam
Dios le hablaba al corazón.

Lam MI7 Lam
Virgen, María, Madre del Señor,
Rem SOL7 DO Lam MI7 LA
Danos tu silencio y paz para escuchar su voz,
Rem SOL7 DO Lam MI7 Lam
Danos tu silencio y paz para escuchar su voz.

Lam MI7 Lam Rem SOL7 DO
Enséñanos, Madre buena, cómo se debe escuchar
Rem SOL7 DO Rem SOL7 DO
Al Señor cuando nos habla en una noche estrellada,
MI7 Lam MI7 Lam
En la tierra que, dormida, hoy descansa en Su bondad.

Y sobre todo, María, cuando nos habla en los hombres:
En el hermano que sufre, en la sonrisa del niño,
En la mano del amigo, en la paz de una oración.