18 de Mayo, 2017                    

ENTREVISTA: FAMILIA ROBLES VEGA, PREDILECTOS DE LA MATER

     

 

La Eucaristía es fudamental en la vida de todo cristiano, es la base de una comunicación plena con Cristo; y como católicos estamos llamados a ser apóstoles de Cristo y llevar la buena nueva a todo nuestro proójimo a través de nuestro propio ejemplo.

Carlos Robles pertenece a la Pastoral de Bellavista, es acólito revestido y participa de muchas de las celebraciones del Santuario con un compromiso enorme con la Mater, con Cristo y la Iglesia. Casado con Patricia Vega, con quien participa y organiza muchas de las actividades que se realizan en Bellavista con gran entusiamo.

Isabel Vega, hermana de su esposa, es consagrada; y cumple un rol fundamental dentro de la Eucaristía donde participa de Ministra Extraordinaria de Comunión y apoya y coordina la Santa Misa. Din duda es una familia bendecida, que han dicho un SI a la Mater y han ido mostrando a través de los años, que es una familia feliz al servicio de Dios Padre.

 

Cómo llegan al Santuario de Bellavista, y cuál es la importancia que tiene en sus vidas?

Hace 24 años nos sugirieron las hermanas Carmelitas Teresianas  asistir a misa en ese lugar, en ese entonces nuestro hijo Ignacio era alumno del jardín infantil niño Jesús de Praga que funcionaba en casa de las hermanas, al igual que hoy. Creemos como familia que los misterios del señor son insondables, pues cuando vivíamos en Quinta Normal tuvimos el regalo de que Ignacio fuera presentado en comunidad  en la Parroquia Nuestra Señora de los Dolores por un sacerdote Schoestatiano  para próximamente ser bautizado, esta fue la señal que hoy nos tiene atados con un amor incondicional al santuario.
La importancia en nuestras vidas es que se ha transformado en nuestro hogar espiritual.

 



A partir de las gracias del Santuario: cobijamiento, transformación y envío; cómo las han vivido en su vida y en el Santuario?

Cobijamiento: cuando visitamos por primera vez la capillita María nuestra Madre al vernos, nos tomó como familia y nos ató a su manto y santuario y nosotros lo aceptamos sin condición alguna. El cobijamiento nos da la seguridad de que siempre estamos en ella y ella en nosotros.

Transformación: en cuanto aceptamos ser discípulos de Jesús nos pusimos en las manos de María para que ella fuera nuestra gran modeladora y que a imagen suya ser siempre fieles y permanentes colaboradores de la obra de su hijo.

Envío: el sentirnos cobijados, transformados hace ineludible caminar hoy los senderos del envío apostólico y de hacer vida nuestra fe siendo testigos y testimoniando  con fuerza y convicción las verdades del evangelio.

 

 

Santidad, familia, filialidad tres conceptos que el Padre Kentenich resaltaba dentro de la vida matrimonial; cuál es el significado en sus vidas y apostolado? 

Creemos que estas tres palabras son un gran desafío a diario de amor. Para nosotros servir a nuestros hermanos es estar al servicio de Dios y de la Iglesia.
Vivir en familia una actitud filial nueva semejante a Dios, un ser niños nuevos semejantes a Dios es el camino que tomamos para aspirar a una santidad sana y fuerte que nos lleve a nunca dudar,  del Amor que Dios nos tiene, y de que somos cada uno un pensamiento y obra de sus manos, el nos ama tal como somos.

 


Las familias están siendo atacadas desde diversos puntos de vista, desde la vida en su primera etapa de concepción, el matrimonio como sacramento, crisis de valores. Qué mensaje les gustaría dar a las familias de hoy que buscan volver a formarse como células base de la sociedad?

No tener miedo.
El Papa Juan Pablo II en su visita a nuestra patria nos dijo que la familia es un íntima comunidad de amor y fe, desde esa perspectiva miramos nosotros y tratamos vivir  y poner en práctica el ser este tipo de comunidad.
Toda la vida de la familia es un pastoreo misericordioso, la fuerza de la familia reside esencialmente en su capacidad de amar y enseñar a amar; todo crecimiento personal o comunitario está sustentado por el amor. Como familias para traspasar la fe debemos testimoniarla con humildad y caridad, y así  los hijos puedan descubrir en su familia el rostro de Padre Dios y de nuestra Madre la Virgen María.

Santa Familia de Nazaret
Haz tomar conciencia a todos
Del carácter sagrado y inviolable de la familia,
De su belleza en el proyecto de Dios,
Jesús, María y José,
Escuchad, acoged nuestra suplica.


El Padre Kentenich señalaba siempre la importancia de la espiritualidad en la Eucaristía; como familias católicas, que nos falta para poder vivir la Eucaristía de una forma más consiente y plena?

Vivimos tiempos de mucha prisa, muy convulsionados carente de valores, principios y de paz esto conlleva a que no se experimente  en plenitud la espiritualidad de la Eucaristía que es la vivencia de corazón a corazón con Cristo que nos pide y que nos envía a hacer vida su palabra.
Volver nuestra mirada y corazón, al Sacramento de Eucaristía. El alimento de la Eucaristía es fuerza y estímulo para vivir cada día la iglesia domestica que es la familia. Y decir cada día “Quédate con nosotros Señor”

 

 Qué mensaje les gustaría entregar hoy en día a la Iglesia y al mundo? 

Siendo cada uno de nosotros Iglesia y Templo del Espíritu Santo, podemos comenzar el mensaje por nosotros mismos como familia;
“Permanecer firmes en la Fe”.
“No dejar nunca de anunciar el Evangelio”.
“No tener miedo de reconocernos como Católicos  convencidos de nuestra fe".

 

Queremos que nos responda en una palabra o tres palabras los siguientes conceptos, lo primero que se le venga a la mente:

Mater - Familia: : Virgen, mamá, maestra.

Padre Kentenich - Familia: Profeta, papá.

Santuario - Familia: Hogar, familia.

Alianza de Amor - Familia:  Identidad, unión, vinculo.

Eucaristía -Familia: Primera comunidad, vida, alimento.

Familia - Familia: Iglesia domestica.

Iglesia - Familia: Familia comunitaria.

Pastoral de Comunicaciones