la cruz de la unidad

La Cruz de la Unidad, es el símbolo trinitario de la misión del 31 de mayo, misión que nos llama a establecer vínculos de unidad, de amor verdadero entre Dios y los hombres, ante el cielo y la tierra. Es el símbolo de la Bi Unidad, donde Cristo es inseparable de María, y María es inseparable de Cristo en la obra de la Redención.

Está inspirada en una cruz de parecido simbolismo que los seminaristas encontraron en el convento benedictino de Maria Laach, Alemania. La cruz representa la misión de Schoenstatt en el mundo y la misión de nuestro Padre Fundador.
En el reverso de la Cruz hay 3 frases en latín que expresan nuestros ideales y realidad:
1. “Unum in sanguine”: Unidos en la sangre (de Cristo)
2. “Tua res agitur”: Tu obra redentora
3. “Clarifica te”: Glorificate (entre nuestra pequeñez e impotencia)


Su Historia

En la navidad del año 1960, en el Santuario de Bellavista, nace la cruz de la unidad, iniciando un nuevo periodo de unidad en la Familia, tras un tiempo había estado marcado por las dificultades en las relaciones internas.
El P. Humberto Anwandter coloco el original de Cristo de la Unidad en el Santuario, acontecimiento que se llamó “Milagro de la Unidad”.

Cinco años más tarde en noviembre de 1965, el Padre Kentenich festeja sus 80 años en Roma, donde los hijos de Bellavista le tiene como presente la Cruz Original, con el fin de que retornase al Santuario Chileno; pero el Padre Kentenich les preguntó: “¿Es regalo o no es regalo?”, ante la respuesta afirmativa dice: “Regalos son regalos”, y se queda con ella. En diciembre de ese mismo año el Padre Kentenich es rehabilitado por el Santo Padre Paulo VI, y el 24 de diciembre de 1965 el Padre vuelve a Schoenstatt, considerándose este acontecimiento como el “Milagro de Nochebuena”.


Paralelo Bellavista – Stuttgart

El 12 de diciembre de 1965, el P Kentenich cede la Cruz de la Unidad al Instituto Secular Femenino Stuttgart Schoenstattiano, en agradecimiento a la fidelidad de vida, a lo que había proclamado desde Bellavista el 31 de Mayo de 1949 y como compromiso-tarea de mantener vivo el espíritu del Movimiento.

Nace asi el Paralelo Bellavista – Stuttgart, siendo la unión en la Fe, compromiso y propósito de llevar adelante la “Santa Cruzada” de ser garantía del retorno del P. Fundador al Santuario Original y al seno de la Iglesia mediante el reconocimiento de su mensaje.

Las señoras de Schoenstatt de Stuttgart en agradecimiento, regala al Santuario de Bellavista una hermosa custodia para exponer el Santísimo Sacramento y el 19 de marzo de 1969 regalan la primera réplica de la Cruz de la Unidad y que aún permanece.

Su Legado
Sin pretenderlo, la Cruz de la Unidad fue extendiéndose a toda la Iglesia. Por la densidad de su simbolismo, Cristo y María, comenzó a usarse por cardenales, obispos, arzobispos, sacerdotes de comunidades religiosas.
La Madre Teresa de Calcuta, dispuso que toda su congragación la llevara.
El Instituto Secular Femenino de Stuttgart, regaló en pentecostés de 1972 a Pablo VI, una réplica en reconocimiento a la rehabilitación del Padre Kentenich, y como gratitud y solidaridad con  como Pastor y cabeza de la Iglesia.
El 24 de Noviembre de 1980, los Padres de Schoenstatt regalan otra replica a SS Juan Pablo II.

Seguimiento Actual
El 31 de Mayo 1974, retorna la Cruz original al Santuario Cenáculo, en homenaje a los 25 años al manifiesto del P. Kentenich.
En 1991 retorna a Chile con motivo de la bendición del Santuario Campanario.
En navidad de 1980 en homenaje al 20° Aniversario de la ubicación de la Cruz de la unidad en el Santuario de Bellavista, se inauguró una cruz monumental para recibir y bendecir a los peregrinos. Fue bendecida un viernes Santo (07 de Abril de 1981 por el entonces nuncio apostólico Mons. Angelo Sodano).
18 de octubre de 1997 se entronizó otra replica en el Santuario Original de Schoenstatt.
11 de Noviembre 2008 el Padre Joaquín Alliende regala la Cruz de la Unidad al Metropolita Kyrill de Smolensk y Kaliningrado.

La Cruz de la Unidad y nuestra misión
¡Schoenstatt para la Iglesia! Ese mensaje de la biunidad de Cristo y María, ella como co-redentora en la misión salvadora de Cristo es nuestra tarea para toda la Iglesia.
Por eso, ahora, de cara al 2014, cuando estamos pensando en el símbolo de una cruz misionera de Schoenstatt al servicio de la Iglesia, pensamos que la Cruz de la Unidad está en numerosos círculos de la Iglesia como nuestro gran anuncio de la imagen que el Padre nos regaló de la Alianza de Amor con María, como instrumentos suyos para tirar su carro de triunfo y así poder cooperar activamente en la obra salvadora de nuestro Señor Jesucristo. (P. Luis Ramírez V. Chile 06.01.2011)

Das Kreuz und das Marienbild laßt reichen
den Völkern mich als das Erlösungszeichen,
daß niemals voneinander wird getrennt,
was Vaters Liebesplan als Einheit kennt.“
J. Kentenich, Himmelwärts S. 90

Concededme entregar a los pueblos,
Como el signo de redención,
Tu cruz, Jesucristo,
Y tu imagen, María.
¡Que jamás nadie separe
Lo uno de lo otro,
Pues es su plan de amor
El Padre los concibió como unidad!